VERTICAL

La columna de la casa

Por Rubén Díaz Avelino

La ejecución de 10 presuntos vendedores de drogas en Atlixco, siete hombres y tres mujeres de entre 22 y 35 años de edad, no es casualidad no un hecho aislado, es parte del combate de distintos cárteles de la droga en el estado de Puebla.

El multi homicidio es parte de los hechos que se han venido registrando en diversos municipios, como en Acatzingo, San Martín Texmelucan, Tehuacán, Esperanza, Puebla y ahora Atlixco, y lamentablemente seguirán en otros municipios, donde el gobierno del estado no atiende alertas tempranas de hechos violentos y de la colusión de autoridades municipales con maleantes de sus demarcaciones, como sucede por ejemplo en el municipio de Nopalucan.

El gobierno no lo quiere aceptar, pero en el estado de Puebla hay presencia de al menos cuatro o cinco cárteles de la droga identificados a nivel nacional como generadores de violencia.

El gobierno de Miguel Barbosa Huerta se niega a identificar y reconocer la presencia de integrantes de la Familia Beltrán Leyva, lo que queda de integrantes de lo que fueron los Zetas, el Cártel Jalisco Nueva Generación y del Cartel de Sinaloa, así como individuos identificados con Roberto “N” conocido como el Bukanas.

No es casualidad que han crecido delitos que sustituyeron al “Huachicol”, tales como el asalto a transportes, secuestros express y convencionales, trata de personas y cobro de piso ya no sólo a empresas y comercios, sino a municipios.

O acaso es casualidad que en el año de 2020 fueron detenidas personas identificadas como operadores del Mayo Zambada.

La autoridad estatal debe de poner el multihomicidio de Atlixco en el contexto de las masacres recientes a nivel nacional, como las de San José de Gracia y el fusilamiento de 17 personas en Jalisco.

En Puebla, hay que reconocerlo, se ha deteriorado el contexto de la convivencia social, se ha normalizado la venta y consumo de drogas y si no actúan con responsabilidad, sin proteger alcaldes aunque sean amigos de Erick Cotoñeto, será normal que en Puebla haya asesinatos masivos como el sucedido en Atlixco, municipio en donde la administración municipal había logrado estabilizar la convivencia, disminuir los delitos y contener actos ilícitos que tras el multihomicidio, se superó lamentablemente la eficacia preventiva de la seguridad municipal que se había alcanzado en tan poco tiempo de la actual administración.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here