Vertical

Rubén Díaz Avelino

Los hijos de Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio” están en la nómina del Ayuntamiento de Puebla

Los hijos de Rubén Sarabia Sánchez mejor conocido como “Simitrio Zompazquelli Tzila) legendario activista de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes “28 de Octubre” (UPVA 28 de Octubre son Rubén y Tonathiu Sarabia Sánchez, son un cheuque de cambio para la estabilidad social y política del Ayuntamiento de Puebla a cargo de Eduardo Rivera Pérez.

Ambos hijos del activista cobran alrededor de 20 mil pesos, no se sabe a bien, la responsabilidad de cada uno de ellos, pero están ubicados en la nómina dorada del Ayuntamiento de Puebla y Lalo Rivera se ha encargado de ocultarlo.

Sin embargo, los vástagos del legendario líder, cabe decirlo, no fueron contratados por la actual administración de Lalo Rivera, ya estaban cuando el llegó, pero al igual que la presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco, quien los incluyó en la nómina, se siente cómodo al tenerlos a su regazo,

Lalo Rivera, hay que puntualizarlo, no es el responsable, pero sí tiene cierta complicidad al tenerlos en el área de gobernación, y sus nombres, los de Rubén y Toanthiu, se encuentran en la lista de la Tesorería del Ayuntamiento, donde les apapachan con una que otra compensación por trabajos especiales, quizá por ello no se presentan a laborar todos los días, pues en la administración son conscientes e que los chicos también tienen otras responsabilidades que cumplir en el activismo de su famoso padre Rubén Sarabia Sánchez.

Cuando llegó la actual administración, como en todas, lo primero que hacen es revisar la nómina para identificar a personajes públicos de buena o mala trayectoria, para saber con quienes cuentan en sus filas, pero en el caso de la actual administración, lejos de levantar la ceja y molestarse por las evidentes contrataciones de su predecesora, Claudia Rivera Vivanco, se emocionaron al ver en ellos, como “Clau” una moneda de cambio para la estabilidad política en la comuna.

Además, hay que sostenerlo, los jóvenes tienen derecho al trabajo, como lo establece la Constitución, y para lo cual el estado mexicano firmó tratados internacionales al respecto y hasta los protege en ese sentido la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y es válido mencionar que para eso estudiaron, al menos Tona, quien terminó la carrera de derecho.

Y sí, no hay nada de malo, pero llama la atención porqué Lalo Rivera lo tenía velado, como si de un secreto se tratara; si no hay nada de malo, para qué ocultarlo.

Quizá estaría muy bien que Lalo Rivera diera a conocer las tareas que realizan, los horarios que cubren y las responsabilidades que tienen al respecto, pero, sobre todo, si la presencia de los “juniors” representa un beneficio o una incomodidad al Ayuntamiento de Puebla, o ninguna de las dos opciones.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here